El sistema de control electrónico del motor consta de sensores para los parámetros de estado del motor y del vehículo, un controlador y actuadores

El controlador es la unidad central del sistema de control del motor.

Recibe información de los sensores y controla los actuadores, lo que garantiza un funcionamiento óptimo del motor en un determinado nivel de rendimiento del vehículo.

El controlador controla los actuadores, como los inyectores de combustible, el acelerador motorizado, la bobina de encendido, el calentador del sensor de oxígeno, la válvula de purga del recipiente y varios relés.

El controlador controla el encendido y apagado del relé principal (relé de encendido), a través del cual se suministra la tensión de alimentación de la batería a los elementos del sistema (excepto la bomba eléctrica de combustible, el ventilador eléctrico, la unidad de control y APS indicador de estado).

El controlador enciende el relé principal cuando se enciende el encendido.

Cuando se apaga el encendido, el controlador retrasa el apagado del relé principal durante el tiempo necesario para prepararse para el siguiente encendido (finalización de los cálculos, ajuste del acelerador a la posición antes de arrancar el motor).

Cuando se enciende el contacto, el controlador, además de realizar las funciones mencionadas anteriormente, intercambia información con el APS (si la función de inmovilización está habilitada).

Si el intercambio determina que se permite el acceso al vehículo, entonces el controlador continúa realizando funciones de control del motor.

De lo contrario, el motor se bloqueará.

El controlador también realiza una función de diagnóstico del sistema.

Determina la presencia de fallas en los elementos del sistema, enciende la alarma y almacena códigos en su memoria que indican la naturaleza de la falla y ayudan al mecánico a realizar las reparaciones.

El diagrama de configuración del sistema de control de motores se muestra a continuación:

Seleccione su idioma